Lo que importa no es el resultado.

31 Dic

El Blog de Isaac Albarracin

focus“Imaginaros que estáis en un barco y, de repente, una tormenta se desata con una virulencia tal que empieza a destrozarlo todo. Los mástiles se quiebran, se resquebrajan las velas, se rompen cristales…. El pánico se apodera de vosotros ya que teméis por vuestras vidas y bajáis a los camarotes a refugiaros, ya que no se os ocurre otra opción. Entre relámpago y relámpago solo alcanzáis a ver grandes olas y objetos caer. Cuando ya parece todo perdido, y con la misma rapidez que se desató, empieza a amainar la tormenta. Cada vez la intensidad de los relámpagos, su frecuencia  y las olas son menores, cada vez menores, hasta desaparecer por completo quedando el mar totalmente en calma.

Tranquilizados por fin y con gran satisfacción , decidís subir a cubierta pero, al llegar allí, observáis que los destrozos han sido tan grandes que poco tiempo le queda al barco antes de hundirse. Afortunadamente para vosotros veis que muy…

Ver la entrada original 466 palabras más

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: