La Temperatura de las Ideas

6 Dic

Arte, Literatura y Ciencia

La vida no puede surgir y desarrollarse en cualquier entorno. Existe una temperatura (o más bien un rango de temperatura) ideal para el surgimiento y desarrollo de la vida. A temperaturas muy bajas, todo suele estar muy ordenado pero también muy quietito; no hay posibilidad de cambio y por lo tanto nada evoluciona. A temperaturas muy altas, todo se mueve demasiado rápido, la energía es muy grande y las estructuras complejas se desintegran; todo está cambiando todo el tiempo y por lo tanto nada permanece. Para que surja la vida, para que aparezcan estructuras complejas, es necesario un equilibrio entre la permanencia y el cambio. El cambio, la evolución, debe operar sobre estructuras relativamente estables. Entre lo muy frío y lo muy caliente, existe una región de temperaturas en la cual se da esta combinación perfecta entre el cambio y la permanencia.

Frozen Atom
Algo parecido ocurre con las ideas. La hiper-especialización…

Ver la entrada original 135 palabras más

Una respuesta to “La Temperatura de las Ideas”

  1. caticladera diciembre 6, 2012 a 7:48 pm #

    Reblogged this on tutoriales Cati Cladera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: